Mutum Post

Crecer sin silos acorazados

por | Nov 11, 2020 | Codesarrollo, Inteligencia colectiva

Business team connect pieces of gears. Teamwork, partnership and integration concept

¿Es bueno o malo que los departamentos de una empresa funcionen como hermandades? ¿Tiene sentido invertir en que entiendan los conocimientos y funciones de otras áreas? ¿Quién vela por la eficiencia general? El clásico trabajo en equipo ofrece tanto beneficios como peligros que hoy sabemos cómo sortear: conectando.

A priori, tiene sentido trabajar con especialistas que se enfocan en su ámbito profesional y desarrollan fuertes relaciones de equipo en el departamento, con una cultura compartida y unos objetivos comunes. Además, englobar procesos en un área determinada -contable, de diseño…- puede parecer una forma de optimizarlos.

“Cuando en Sara Lee cambiamos de la clásica organización por áreas (marketing, ventas, supply chain) a una organización por línea de producto (Sanex, Ambipur), -explica Judith Aparicio, socia de Cataliza– empezamos a trabajar transversalmente, de una manera mucho más coordinada. Esta nueva organización también vino acompañada de varios eventos para ayudar a las personas a realizar el salto, el cambio hacia nuevas maneras de trabajar más adecuadas a los fines organizacionales”.

Unirse para vencer… ¿pero con quién?

La humanidad, para sobrevivir y avanzar, ha necesitado construir grupos compactos, donde la cooperación para protegerse y competir es la medida del éxito. Las familias, los clanes, están en nuestros genes, nos dan sentido de identidad y pertenencia. Compartir intereses y habilidades, además, nos une.

En el siglo XX han surgido sin embargo nuevos conceptos como la red de redes (Internet), la globalización, la inteligencia colectiva… que demuestran que son la organización en red y la colaboración los verdaderos artífices de cualquier avance.

Aquello que ha dado sentido a las empresas durante muchos años, la división de funciones, demuestra ahora ser un rígido sistema de compartimentos o silos con una visión muy limitada cada uno de la empresa y sus objetivos.

Existen silos verticales entre jerarquías, horizontales entre departamentos, demográficos entre diferentes generaciones. La internacionalización crea nuevos silos a partir de las diferencias culturales y horarias entre trabajadores. Como las nuevas fusiones y adquisiciones.

Es decir, en este tipo de organización, los equipos optimizan sus procesos sin preocuparse de encajarlos en uno general que reduzca la redundancia o vele por la calidad total de servicio al cliente. Ocultan su información, establecen metas que solo benefician a su departamento, se protegen ante los cambios… ¿te suena?

Superar silos y crear sinergias

Son varios los especialistas en management que están apostando por nuevos modelos organizacionales. Patrick Lencioni, en su clásico Silos, Politics and Turf Wars, señala que la mentalidad del silo desperdicia recursos, mata la productividad y disminuye la competitividad.

No se trata de eliminar los silos sino de hacerse conscientes de que existen en la empresa, de cuáles son sus puntos débiles y fuertes y, en cualquier caso, conectarlos de manera efectiva. Una mayor colaboración entre funciones es clave para alcanzar objetivos estratégicos.

¿Qué puede hacerse para mejorar la organización entre silos?

  • Para empezar, asegurarse de que la información circula rápidamente entre ellos, formal e informalmente.
  • Utilizar tecnología caliente que reúna a las personas para conocerse y saber de los otros mediante la curiosidad y la amistad: desayunos creativos, grupos de aprendizaje, fines de semana corporativos…
  • Educación, educación, educación. Deberían empezar a sonarte conceptos como “aprendizaje entre pares”, formación transversal…

Son buenas ideas, por ejemplo, ofrecer al personal que se incorpore a reuniones de otros departamentos, el intercambio de trabajo, redes sociales privadas en la empresa, comunidades de práctica…

Los líderes deberían adoptar una visión sistémica de cómo los objetivos comunes pueden ser operativos dentro de la organización.

“Tener la mirada en el cambio y la flexibilidad suficiente para encontrar soluciones creativas es uno de los beneficios de saber trabajar sin silos», explica Judith Aparicio. Y ejemplifica con esta experiencia:

“Hace unos cuantos años Sara Lee, la organización para la que trabajaba, decidió recolocar en un solo edificio cuatro negocios diferentes, Household and Body Care International, Household and Body Care España (Ambipur, Sanex…), Bimbo y Cafés Marcilla. Durante el período previo al traslado, cada cual temía que «los otros» le fueran a quitar el puesto de trabajo o tendía a poner «etiquetas» sobre lo que iba a ocurrir. En algunas personas surgieron resistencias, enfrentaban el cambio como un peligro.

Cuando el traslado ya era inminente, se organizó una jornada “juntos pero no revueltos», y empezamos a darnos cuenta de que «los otros» no eran «marcianos» ni eran tan listos ni tan diferentes. Nos dimos cuenta de que, al mezclarnos en grupos de 12 personas para visitar las diferentes plantas del edificio, empezábamos a divertirnos y a encontrar sinergias entre nosotros, a disfrutar de la diversidad.

En cada planta había un papelógrafo para anotar los valores comunes de la nueva cultura, basados en los que cada grupo creía que los unía. Después de esto y de varias preguntas a las que como equipos contestamos, construimos “una foto común” con las siglas de la organización que nos englobaba.

Por supuesto que en los meses siguientes se mejoraron procesos, se ofrecieron cursos de formación con talento diverso de las cuatro organizaciones, y se aprovecharon sinergias que no se habrían dado si todos no hubieran puesto de su parte”.

Desde nuestra experiencia en Cataliza, las organizaciones necesitan metodologías que faciliten que las personas se conecten, desde el punto de vista humano, no solo tecnológico.

La metodología del codesarrollo profesional, que venimos implementando en los últimos años, permite superar el problema de los silos de varias maneras:

  • Puedes juntar personas que normalmente no comparten, y a veces se conocen bastante poco
  • Proporciona puntos de conexión, al poner las personas cara a cara para compartir ideas y resolver problemas
  • Permite aprender y desarrollarse entre pares, colaborativamente

Uno de los resultados que se obtienen al aplicar esta metodología es la creación de comunidades de aprendizaje, el desarrollo de la inteligencia colectiva. Las personas experimentan cómo y por qué es mejor funcionar conectados. Desaparecen los silos acorazados y se refuerza la colaboración.

Entradas

Relacionadas

Liderazgo humanista

Liderazgo humanista

Mutum Post   2021 pide energía a sus líderes. Energía para crear un futuro optimista e innovador sobre una base realista de retos y capacidades. Los líderes deben combinar el cuidar a las personas, fatigadas por un largo año de Covid, con un plan de trabajo...

leer más

Descubre el potencial de la inteligencia colectiva ante los desafíos actuales

 

Te invitamos a una sesión online gratuita de

Codesarrollo Profesional

Gracias,

Share This